¿Cómo evitar que tu bonsái se muera?

A veces, parece que un bonsái se muereSucede que pierde todas sus hojas y además su tronco cambia de aspecto. Se trata de un problema que puede causar bastante desconcierto. Sobre todo, si el dueño del bonsai ha seguido las pautas para cuidarlo. Hay que tener en cuenta esta situación puede presentarse de manera recurrente.

¿Por qué sucede esto? Las razones son varias. Por ejemplo, hay algunos árboles que no toleran bien el cambio de tiesto y cerámicas. Igualmente, hay que tener mucho cuidado con el riego: tanto el exceso como la falta del mismo puede tener complicaciones. Establece un régimen de riego adecuado a tu bonsái. La falta de agua puede llevar a la deshidratación. En nuestra tienda online ofrecemos los abonos y vitaminas para recuperar un árbol en este estado. Estos productos están hechos para proporcionar los nutrientes esenciales que tu bonsái necesita para recuperar su vitalidad y superar los efectos del estrés ambiental.

Aún así, recuerda que cada especie de bonsái tiene sus propias necesidades únicas, y la paciencia y la atención constante son claves para mantener tu bonsái saludable a lo largo del tiempo.

Indicios de que un bonsái se muere

Muchas veces, un bonsái no da mayores síntomas de problemas. En dado caso, lo primero es que sus hojas no se multiplican. Luego, las que tiene van minimizando su brillo y posteriormente se caen.

La caída de hojas, o su apariencia marchita, son los síntomas más evidentes. No obstante, también es relevante el aspecto del tronco y las ramas. Todo ello sumado a raíces sobresalientes del sustrato, uso de tiesto indebido para el tipo de bonsái o los cambios bruscos en la iluminación o humedad son los principales indicios para saber que tu bonsái se muere. Por ello, te mostramos tiestos adecuados para tu tipo de bonsái. Cuando un bonsái está enfermo, estas zonas suelen mostrar: resequedad, coloración blanca, así como pérdida de su corteza. 

Todo lo anterior puede tomar por sorpresa al dueño de un bonsái. Lo cierto es que se necesita cumplir ciertas pautas para revivir un árbol en estas condiciones. No todo está perdido, aún se puede hacer algo para remediar el problema. Sigue las indicaciones y asegúrate de que tu bonsái viva muchos años más.

Bonsáis más resistentes

Bonsai 10 años Ficus retusa

87,67

Bonsái 10 años Olea Europaea Sylvestris

87,67

Bonsái 10 años Punica granatum

87,90

Bonsái 10 años Zanthoxylum Piperitum

89,90

Bonsáis

Packs de regalo

Abonos y sustratos

Herramientas

Cerámicas y tiestos

Guías y libros

Te ayudamos a mantener tu bonsái en las mejores condiciones

Contamos con herramientas, abonos, sustratos y alambrado para mantener tu bonsái pequeño. Además, todo a un excelente precio. Si tienes la impresión de que tu bonsái se muere, nuestra web es tu mejor alternativa. Te asesoramos y ofrecemos lo necesario para salvar tu bonsái. ¡Contacta con nosotros!

¿Qué hacer en estos casos?

Si da la impresión que tu bonsái se muere, es necesario descartar varias cosas. Lo primero es no desahuciar al árbol, sino tratar de salvarlo. Asimismo, considerar la lista de opciones que presentamos a continuación:

  • Hay que saber si el árbol sigue vivo. Un truco es hacer una pequeña muesca en el tronco, bien con la uña o un objeto afilado. Si emite un pequeño líquido verdoso o savia, quiere decir que hay esperanzas.
  • Certificar la especie de bonsái. Solo de ese modo se logra deducir la manera de atenderlo.
  • Observar las raíces. Si aún tienen vigor, quiere decir que cumplen su función de alimentar al árbol.
  • Cortar ramas en mal estado. La energía que conserva el bonsái debe usarla para reponer las partes que aún tienen vigor.
  • Cambiar la tierra. Es prudente hacerlo, pero con cuidado. Al tener un nuevo sustrato, el bonsái cuenta con capacidad para alimentarse y sanar.
  • No abusar el riego. Un error común es atestar de agua las raíces en estos casos, lo cual es contraproducente.

Estos son los pasos iniciales. ¿Qué sigue después? Lo que resta es tener paciencia. Si las raíces son fuertes, el árbol se sobrepondrá. Si se aprecia que empiezan a surgir retoños de hojas, entonces es una magnífica noticia: el árbol vive y se repone. ¡Excelente!

Abonos y cuidados para tu Bonsái

Insecticida JUVINAL 10mL

6,50

Sustrato KETO a granel 1,2 litros

8,50

Nutribonsái

8,95

Contenedor abono orgánico 10u 3.5 cm diámetro

10,50

37 udades Rejillas 35×35 mm

11,89

21 udades Rejillas 55×55 mm

11,89

Hidrobonsai

12,50

Abono Nutribonsai Eco 250 ml

14,25

Preguntas frecuentes de ‘Cómo evitar que se muera mi bonsái’

Para regar un bonsái, se recomienda seguir los siguientes pasos:

  • Hacer un primer riego superficial para abrir los poros del sustrato y mejorar su absorción.
  • Hacer un segundo riego abundante, hasta que toda la tierra se empape y el agua salga por los agujeros de drenaje de la maceta.
  • Controlar el riego es muy importante para el correcto crecimiento de los bonsáis. El momento más adecuado para regar un bonsái es cuando veamos que la tierra está seca en la capa superficial.
  • Usar una regadera especializada que incorpore una boquilla para que el agua sea rociada simulando la lluvia y llegando uniforme a cada rincón de la maceta. También podemos usar una lanza de riego, que será más cómodo cuando tengamos que regar muchos árboles.
  • Se recomienda no regar los bonsáis rutinariamente, sino observarlos individualmente para saber cuándo regarlos.

La cantidad de luz solar que necesita un bonsái depende de la especie del árbol o arbusto. Algunas especies son más tolerantes a la sombra que otras. En general, se recomienda que los bonsáis sean colocados al aire libre durante el día para que se expongan a la luz solar directa.

Para saber si un bonsái necesita agua, puedes hacer lo siguiente:

  • Inserta el pulgar en el suelo hasta la altura del pulgar. Si el suelo está seco hasta esa profundidad, entonces el bonsái necesita agua.
  • Observa el color y la textura del follaje. El follaje de un bonsái que necesita agua tendrá un aspecto opaco y estará descolorido.
  • Toca el suelo para ver si está húmedo o si necesita ser regado. Si las hojas están pálidas o amarillas, es probable que el bonsái necesite agua.
  • Observa la tierra: antes de regar, verifica la humedad de la tierra tocándola con los dedos. Si está seca, es momento de regar.

El mejor tipo de tierra para bonsái es aquella que retiene el agua sin echarse, drena bien y permanece ligeramente húmeda. Muchos bonsai lovers usan una mezcla de tierra para bonsái compuesta por partes iguales de arena, grava y arcilla.

Para podar un bonsái, debes seguir los siguientes pasos:

  • Quita toda la maleza y el leño u hojas muertas.
  • Corta las ramas cruzadas y rotas.
  • Corta las ramitas de modo que solo se queden con 3 o 4 nudos.
  • Poda considerablemente en primavera y verano.
  • Determina la forma que quieres que tenga la planta.
  • Utiliza tijeras para podar las ramas y los tallos a la longitud deseada.
  • Asegúrate de no podar demasiado, ya que esto podría dañar la planta.

Los mejores fertilizantes para bonsáis son Hanagokoro, Tamahi Joy (abono utilizado en los árboles de la colección del Emperador), Manzoku Tosho (abono con características muy interesantes porque fermenta fácilmente), y abonos procedentes de estiércol pre-fermentado. Durante el verano se recomienda utilizar un abono más equilibrado como NPK 10:10:10, mientras que durante el otoño se recomienda un abono para fortalecer al árbol y prepararlo para el invierno (por ejemplo, NPK 3:10:10).

Para evitar plagas y enfermedades en tu bonsái, debes:

  • Mantener tu bonsái saludable: regarlo adecuadamente, proporcionarle la luz necesaria y fertilizarlo regularmente.
  • Inspeccionar regularmente: realizar inspecciones periódicas para detectar cualquier signo de plagas o enfermedades.
  • Mantener el árbol limpio y libre de polvo, restos de hojas o frutos, suciedad, etc.
  • Proporcionar suficiente iluminación, aireación y ventilación adecuada.
  • Asegurarse de que el sustrato sea adecuadamente drenante, no demasiado compactado, y que se sustituya cuando sea necesario.
  • Fertilizar correctamente en las épocas adecuadas y en las cantidades correctas con un abono orgánico sólido.
  • Pulverizar las hojas con agua fresca a diario.
  • Utilizar un insecticida acorde para esta especie si es necesario.

Para trasplantar un bonsái, se deben seguir los siguientes pasos:

  • Preparar el nuevo recipiente con una rejilla en el fondo y una mezcla de tierra adecuada para el bonsái.
  • Sacar el bonsái del recipiente actual con cuidado, cortando el alambre si está anclado y limpiando los agujeros del fondo.
  • Eliminar las raíces muertas o enfermas del bonsái con unas tijeras o un rastrillo.
  • Colocar el bonsái en el nuevo recipiente y rellenar con tierra fresca hasta cubrir las raíces.
  • Regar el bonsái y colocarlo en un lugar con sombra y ventilación.

La mayoría de los árboles que cultivamos como bonsái tienen un rango de temperatura óptimo para su actividad metabólica entre 15ºC y 25ºC.

Para cuidar un bonsái enfermo, debes seguir los siguientes pasos:

  • Desprende las hojas del bonsái.
  • Corta las ramas secas y poda las que siguen vivas.
  • Extrae el bonsái de la maceta con cuidado de no dañar las raíces.
  • Poda las raíces, en especial, las que presenten mal estado.
  • Pon el bonsái en un recipiente con agua.
  • Limpia la maceta de restos de sustrato y lávala con agua y detergente.
  • Si las hojas tienen como algodón en el envés, es posible que tengan unos parásitos llamados cochinillas blancas o de algodón. Rocía con un insecticida las hojas enfermas.
  • Si las hojas tienen manchas grisáceas, es posible que se deba a un hongo. Para solucionarlo, hay que trasplantar el árbol, limpiar las raíces y utilizar un fungicida especial para bonsáis.

Pack de bonsáis para comprar

Pack Especial Día de la Madre 1

58,85

Pack Especial Temporada Bonsái Bungavilla

79,90

Pack Bonsái Malus Manzano 8 años

87,50

Deja una respuesta