Filtrar

Mostrando el único resultado

  • Bonsái 18 años Malus sp.ZP-E

    199,00
    Añadir al carrito

Taller Bonsái

En nuestros viveros y taller bonsái hemos cultivado árboles en miniatura durante mucho tiempo. De esa manera, contamos con excelentes ejemplares de diversas especies. Hay que recordar que cuando se expende un árbol de este tipo, no es el resultado de un trabajo inmediato. Solo basta con revisar nuestro catálogo y se corrobora que los especímenes de menor edad a la venta rondan entre los 4 y cinco años de edad.

  • Bonsái 18 años Malus sp.ZP-E

    199,00
    Añadir al carrito

De hecho, para que una planta tenga aspecto de árbol en miniatura se requiere de tiempo. Primero hay que dejarla crecer, que tenga un tronco grueso y raíces conformadas. Se recomienda dejarla en tierra, patio o vivero.

Esto se hace con la intención de que use nutrientes para crecer. Una vez que tiene el tamaño y desarrollo adecuado, se procede a trasplantarlo a su maceta. Este proceso tarda aproximadamente unos 3 años.

Una vez realizado el trasplante antes descrito, procedemos a tratar el árbol para darle forma en nuestro taller bonsái. Para ello, nos dedicamos a darle poda y pinzado.

Igualmente, se realiza el proceso de alambrado para que el bonsái tenga la forma deseada. Así, la planta va ganando el aspecto deseado a lo largo de otro año de trabajo. Es entonces cuando ponemos los bonsáis a la venta, pues estamos seguros que tienen el nivel ideal para ser ofertados a nuestros clientes.

Lo anterior es todo un proceso que la gente desconoce. En realidad, una bonsái ya listo es como la punta de iceberg: solo se ve la punta, el resultado final. Pero detrás de la elegante apariencia de un árbol cultivado en una maceta, hay todo un esfuerzo de años de labor y sobre todo de mucha paciencia. En buena medida, la principal herramienta que usamos en nuestro taller bonsái es la paciencia.

Una planta tarda en crecer y hay que respetar la velocidad de su ciclo vital. Nosotros sabemos realizar este trabajo.

Esto se nota en algo que reflejan las estadísticas de nuestras ventas: los bonsáis más vendidos son los que tienen una media de edad de diez años. ¡Una década! Se trata de plantas que hemos cultivado durante todo un decenio antes de que ser vendidas a nuestros clientes.

Definitivamente, el oficio del bonsái requiere de una inversión importante no solo de dinero o mano de obra, sino sobre todo de tiempo. Además, en nuestro taller bonsái tenemos las instalaciones adecuadas para llevar a cabo nuestra labor.

En primer lugar, contamos con los viveros donde dejamos crecer las plantas antes de pasarlas a la maceta. Luego, tenemos la zona de trabajo, donde colocamos los árboles en sus macetas y procedemos a conformarlos.

Contamos con las herramientas adecuadas: pinzas, tijeras de podar, rastrillos para la tierra y alambre dulce para darle forma a las ramas. Igualmente, nos encargamos de abonar y regar los bonsáis para que crezca con una mezcla de vigor y belleza.

Tenemos gente entrenada para tal fin. Hay jardineros dedicados a cultivar las plantas. Otras personas, son especialistas en las técnicas de los árboles de reducido tamaño.

Nuestras instalaciones y nuestro taller bonsái se caracterizan por una labor constante. No solo nos dedicamos al cultivo, poda, alambrado y cuidado de los árboles. También, los exponemos a quienes deseen visitarnos.

Nuestro equipo trabaja de forma mancomunada en las diversas facetas destinadas a obtener los árboles en miniatura. Es por eso que contamos con un catálogo amplio, con gran variedad de especies.

Finalmente, queremos indicar que tenemos ejemplares a la venta que superan los 25 años de edad. Esto significa todo un esfuerzo, prácticamente una generación completa, dedicada al esfuerzo y al trabajo en nuestro taller bonsái. Por eso, en cada árbol que vendemos ofrecemos un largo tiempo de dedicación destinada a ofrecer lo mejor de nuestra labor.